El anhelo a los Incas: un año más sin censo de población y vivienda en Colombia

B.Piedad Urdinola. Profesora Asociada

 Departamento de Estadística. Universidad Nacional de Colombia-Bogotá

Hace algo más de cinco siglos el gran Inca gobernaba un imperio tan enorme en Sur América, como nunca antes se había vivido y como en muchos años probablemente no volvamos a vivir. El gran Inca entendía, como lo han hecho los grandes líderes de la historia, la importancia de tener la información completa o las estadísticas de su enorme imperio actualizadas al día. Tan así lo entendía que al final de la jornada sus consejeros le daban un reporte detallado de lo que sucedía hasta el extremo de cada uno de los cuatro puntos cardinales desde el centro del mundo o Cuzco, donde gobernaba. Estos reportes, no eran un memorial de agravios, ni un listado de actividades por hacer; por el contrario eran informes detallados de la cantidad de hombres, mujeres, niños, ganado y cosechas, entre otras cosas que hacían parte del imperio. Este conocimiento lo tenían a partir del sistema de conteo que desarrollaron, llamado Quipu y que a día de hoy todavía los historiadores y arqueólogos no han terminado de descifrar exactamente. Sólo sabemos que antes de la era de la tecnología, mucho antes de nuestros computadores y aún antes de la electricidad que nos permite las comodidades de la vida moderna y las telecomunicaciones, esta cultura llevaba a cabo censos de población, viviendas y agropecuarios con precisión, y que estos datos eran la fuente de la toma diaria de decisiones de sus gobernantes.

Qué tristeza que cinco siglos después, con las ventajas que nos ofrece la tecnología y con todo el conocimiento demográfico, estadístico y matemático que hemos alcanzado en pleno siglo XXI, los gobernantes colombianos, lejos de la grandeza del imperio Inca, han decidido postergar el Censo Nacional de Población y Vivienda, que ya lleva once años sin realizarse en el país y considerarlo como una de las tareas que se deben aplazar ante el recorte del presupuesto nacional, incumpliendo una vez más la periodicidad definida que deben satisfacer los censos. Las implicaciones de aplazar un censo de población son enormes, comienzan por no cumplir uno de los requisitos requeridos para hacer parte de la OECD-Organisation for Economic Co-operation and Development, y con justa causa. No es coincidencia que los países con más y mejores cifras estadísticas, en todas las áreas, sean precisamente los más desarrollados. En cambio, un país donde poco sabemos del total de niños y niñas, hombres en edad productiva o adultas mayores en las regiones de frontera, en las comunidades indígenas o sin ir tan lejos en las zonas rurales del país es una nación que desconoce su principal fuente de riqueza, la humana.

Sigue leyendo

¿Cómo los usuarios pueden procesar datos censales en América latina?

por Andrés Vázquez, OpenDataCordoba y Junar

Hace algún tiempo tuve mis primeros contactos con el software que usamos en Argentina para almacenar y procesar los datos de nuestros censos. REDATAM no es un producto argentino, fue desarrollado por la CELADE (dependiente de CEPAL) y tuvo su primera versión para DOS en 1987. Dado que en aquel momento en latinoamérica era muy caro y complejo procesar censos, muchos países comenzaron a usarlo gratuitamente, lo que fue de gran ayuda para los institutos de estadística y los usuarios de la región. El producto evolucionó, agregando de a poco regiones y usuarios. Incluso, en países de África y Asia fue un éxito.

Actualmente REDATAM  puede correr como servidor para procesar datos en internet. Los datos del censo 2010 de Argentina están disponibles online. Lamentablemente este producto corre solo en servidores Windows (que en la actualidad dejó de ser un estándar para estos servicios). En la sección de novedades de la página web del REDATAM pueden leerse cosas como:

Pruebas satisfactorias de todos los módulos del sistema en Microsoft Windows Vista con excepción de las ayudas (Microsoft Windows Vista no soporta directamente archivos de ayuda tipo )

Claramente este producto se está quedando en el tiempo y los formatos en los que se manejan los datos no son muy cómodos. Sigue leyendo

¿Vale la pena preguntar la edad de la madre al nacimiento del primer hijo en los censos?

Mathias Nathan, OLAC

La región de América Latina y el Caribe experimentó una fuerte caída de su fecundidad a lo largo de las últimas décadas. Como resultado, el número de países con niveles bajos de fecundidad (2 hijos o menos por mujer) comenzó a incrementarse y, para el período 2005-2010, 12 de los 70 países de baja fecundidad en el mundo se encontraban en esta región [1].

fertility

El triple espiral de la fecundidad.

Vale destacar que el descenso de la fecundidad adolescente fue bastante más modesto y por ello América Latina y el Caribe presenta la tasa de fecundidad adolescente más alta entre las regiones y subregiones del mundo con niveles similares de fecundidad total. A modo de ilustración, la Tasa Global de Fecundidad en Europa llegó a un valor cercano al actual en América Latina y el Caribe durante los años setenta pero con una tasa de fecundidad adolescente 50% menor [2] . La persistencia de una fecundidad elevada a edades tempranas es, por tanto, un rasgo saliente de la dinámica demográfica en nuestro continente y, según la CEPAL, un fenómeno que tiene como trasfondo las fuertes brechas socioeconómicas existentes al interior de nuestras poblaciones [3].   

Sigue leyendo

Documentário «O país é este» – importância e aplicabilidade dos censos demográficos

“O país é este” é um documentário muito bem feito, Documentarioapresentado por Marcos Palmeira, que mostra a importância das informações coletadas pelos censos demográficos na definição de políticas públicas e tomadas de decisão, tanto da iniciativa pública quanto privada.
Sigue leyendo